Frases de la película Harry Potter y la piedra filosofal (2001)

Frases de la película Harry Potter y la piedra filosofal (2001)
 
- Umm. Difícil, muy difícil. Mucho valor, ya veo. Y tampoco tienes una mente mala. Hay talento, ya lo creo. Y una sed de demostrar su valía. Pero, ¿Dónde ponerte?
- En Slytherin, no. En Slytherin, no.
- ¿Conque en Slytherin no? ¿Estás seguro? Podrías ser grandioso, ¿sabes? Todo está aquí, en tu cabeza. Y Slytherin te ayudará en el camino a la grandeza, de eso no hay duda. ¿No? Bueno, si estás seguro. ¡Más vale que sea... Gryffindor!
 
- Curioso. Muy curioso.
- Disculpe, pero, ¿Qué es lo curioso?
- Yo recuerdo todas las varitas que he vendido, Sr. Potter. Resulta que el fénix cuya pluma de cola reside en su varita, dio otra pluma. Sólo una pluma de cola más. Es curioso que esta varita esté destinada a usted cuando fue su hermana la que le infringió esa cicatriz.
 
A la Srta. Hermione Granger por el frío uso del intelecto mientras otros corrían grave peligro. (...) Al Sr. Ronald Weasley por jugar la mejor partida de ajedrez que Hogwarts ha visto en años. (...) Al Sr. Harry Potter por todo su temple y valor sobresaliente. (...)
 
- ¿Cómo se les ocurre tener una cosa así encerrada en un colegio?
- Tú no usas los ojos, ¿verdad? ¿No viste en lo que estaba parado?
- No le miré los pies. Estaba un poco preocupado con sus cabezas. O quizá no te diste cuenta: ¡Tenía tres!
 
- Escúchenme bien, los tres. Se están metiendo en cosas que no les conciernen. Eso es peligroso. Lo que ese perro cuida es asunto de Dumbleodore y Nicolás Flamel.
- ¿Nicolás Flamel?
- No debí haber dicho eso. No debí haber dicho eso.
 
Un momento. Se nos está olvidando una cosa. ¿Quién es el mago a quien Voldemort siempre ha temido? A Dumbleodore. Mientras Dumbledore esté aquí, Harry, estás a salvo. Mientras Dumbledore esté aquí, nadie te puede tocar.
 
- Por tu madre. Ella se sacrificó por ti. Y esa clase de acto deja una marca. No. Esa clase de marca no se puede ver. Vive en tu mismísima piel.
- ¿Qué es?
- Amor, Harry. Amor.
 
- ¿Cuántos son?
- 36. Yo mismo los conté.
- ¿36? ¡Pero el año pasado me dieron 37!
- Sí, pero hay unos mucho más grandes que los del año pasado.
- ¡No me importa!
 
- Con su permiso, yo me voy a la cama antes de que se les ocurra otra idea genial y nos maten. O, lo que es peor, que nos expulsen.
- Ella necesita aclarar sus prioridades.
 
- Te va a ir bien, Harry. Eres un gran mago. De verdad que sí.
- No tan bueno como tú.
- ¿Yo? Libros e ingenio. Hay cosas más importantes. Amistad y valentía.
 
- Oye, para, para, para. Le vas a sacar el ojo a alguien. Además, lo estás diciendo mal. Es Levi-ó-sa. No Levio-sá.
- Hazlo tú, entonces, si eres tan lista.
 
El bien y el mal no existen. Sólo existe el poder y aquellos demasiado débiles para buscarlo. Juntos haremos cosas extraordinarias. ¡Nada más dame la piedra!
 
- Fred, sigues tú.
- Él no es Fred, yo lo soy.
- ¡Por favor! Y dices ser nuestra mamá.
- Ay, perdón, George.
- Sólo estaba bromeando. Soy Fred.
 
Una cosa es segura, algo que tú tienes lo detuvo esa noche. Por eso eres famoso. Por eso todo el mundo conoce tu nombre. Eres el niño que sobrevivió.
 
Albus, ¿de veras cree que es seguro dejarlo con esta gente? Los he observado todo el día. Son la peor clase imaginable de muggles.
 
- ¡No pagaré para que un viejo loco tonto le enseñe trucos de magia!
- Nunca... insulte a Albus Dumbledore enfrente de mí.
 
- ¿Cree prudente confiarle a Hagrid algo tan importante?
- Ah, profesora. Yo pondría mi vida en manos de Hagrid.
 
Hay que tener mucho valor para oponernos a nuestros enemigos, pero mucho más para desafiar a nuestros amigos.
 
- No seas tonto. ¿Por qué sufrir una muerte horrorosa cuando puedes unirte a mí y vivir?
- ¡Nunca!
 
- Disculpe pero, ¿Quien es usted?
- Rubeus Hagrid. Guardián de las llaves y terrenos de Hogwarts.
 
Gringotts, el banco de los magos. No hay lugar más seguro. Ninguno. Excepto, quizá, Hogwarts.
 
"Tu padre dejó esto en mi poder antes de morir. Ya es hora de que te lo regrese. Úsala bien."
 
Este niño será famoso. No habrá ni un niño en nuestro mundo que no conozca su nombre.
 
- Suerte que no cundió el pánico.
- Suerte que Hermione pone atención en Herbología.
 
- Se siente raro irse a casa, ¿no?
- Yo no me estoy yendo a casa. No realmente
 
El-que-no-debe-ser-nombrado hizo grandes cosas. Terribles, sí. Pero grandes.
 
A veces me espantas un poco, ¿sabes? Eres brillante, pero aterradora.
 
No es bueno concentrarse en los sueños y olvidarse de vivir.
 
- ¿Venderán todo esto en Londres?
- Si sabes a donde ir.
 
- Me llamo Ron. Ron Weasley.
- Yo soy Harry. Harry Potter.
 
Navega más frases de las películas de Harry Potter.
 
- Eres un mago, Harry.
- ¿Soy un qué?
- Un mago.
 
Harry Potter... nos volvemos a encontrar.
 
Bienvenido, Harry, al Callejón Diagon.
 
Futura Ingeniera y amante del cine!
 
Buena suerte... Harry Potter.
 
La magia no existe.
Contactos
Peliculassimilares